domingo, 2 de mayo de 2010

INDIGENTES TAMBIÉN MORALES.


Recuerdo antes que los mendigos,indigentes o como se les quiera llamar,normalmente se ponían en las puertas de las iglesias,sus miradas eran perdidas,tal vez porque no estaban en absoluto orgullosos de su situación.Me viene a la memoria aquellos domingos,cuando era un niño y solía ir con mi abuelo a misa de diez,era frecuente ver a la misma persona pidiendo limosna sin más.Mi abuelo solía darle alguna moneda y el decía "gracias".En la actualidad,y es una circunstancia que me llama la atención,no es así,para empezar son gente mucho más joven,hay casi más extranjeros que españoles,pero sobre todo y es lo más lamentable,ni siquiera son solidarios en sus miserias ,se reparten sus zonas,especialmente a la hora de ejercer como gorrillas,son abundantes las amenazas e incluso las peleas entre ellos.Hace unos semanas,entrevistaron en la radio a un hombre que había perdido su trabajo,por cierto bastante bien remunerado,y casi todos sus bienes,y había acabado en la calle y recalcaba precisamente eso,el carácter insolidario de este grupo, como durante el pasado invierno,especialmente duro,había visto como unos mendigos robaban a otros las mantas y demás prendas para paliar las bajas temperaturas,o también como eran capaces de agredir para expulsar a otro indigente que estaba en el lugar que el solía ocupar.Decía este hombre que con anterioridad a su situación de necesidad,y debido a su trabajo había estado en el extranjero y que nunca había visto situaciones de ese tipo.Pienso que todo estos menesterosos,no son más que el reflejo oscuro de otra oscuridad que somos nosotros,en definitiva de la miseria moral que de esta sociedad española.

2 comentarios:

Fernando dijo...

Me acuerdo de Misericordia, de Galdós.
No sé si España ha cambiado algo en estos últimos dos mil años...

EL FRANCOTIRADOR dijo...

FERNANDO:

A peor en los últimos años.