viernes, 15 de agosto de 2014

LAS CHANCLAS DEL VIEJO LOBO.



La vitalitat és la clau de tot. Si jo en tingués de sobres, estic segur que amb una ploma a la mà potser faria alguna cosa. La vitalitat és més important que la intel·ligència. La forma més alta de la vitalitat intel·lectual és probablement la memoria.  Josep Pla "Notes".



Contaba el gran Josep Pla, en una entrevista, que sus padres se habían equivocado dándole estudios ya que según decía , había nacido para ser payes, campesino, agricultor, en definitiva hombre de campo. El entrevistador, el también, gran Joaquín Soler Serrano mostró su sorpresa, pero conociendo al personaje lo atribuyó  al deseo de epatar o llamar la atención, por supuesto a su manera, con estilo y distinción sin ser chabacano. El maestro Josep Pla también decía que él buscaba adjetivos y que cuando los encontraba ya se podía ir tranquilamente a comer, el maestro mezclaba esos dos mundos tan cercanos pero tan lejanos a la vez, lo físico y lo espiritual, lo lúdico y lo prosaico, lo tangible y lo intangible, lo real y lo irreal, en definitiva esos dos mundos que coexisten, pero que sin embargo no pueden ni siquiera rozarse porque entrarían en fricción y las consecuencias serían catastróficas, según me cuenta el Viejo Lobo, persona sabía.

El caso es que hace unos días me encontraba con el maestro Viejo Lobo en las oportunidades del Corte Inglés mirando ropa y otros artículos de vestir con el que adornar mi talle y así poder seducir a alguna señora interesante. Estaba cerca de una estantería donde venden uno de esos complementos veraniegos que me hacen detestar, entre otras razones, esta época del año. Porque efectivamente no me gusta el verano, el calor insoportable, que en el caso de Valencia, además es húmedo, con lo que aunque estés todo el día en la ducha siempre estas sudando, la indumentaria que lleva la turba con derecho a voto, da lo mismo su tonelaje y porque encima desde que soy mayor el verano se me hace mucho más largo que cuando era joven.

 

Otro cosa del verano que no me gusta es que la mayoría de la gente lleva chanclas, y no en la playa o lugares de veraneo sino en la ciudad, no las soporto denota poco gusto, yo suelo llevar en estas fechas un calzado adecuado, fresco pero nunca con los dedos al aire. Por eso ese día que estábamos mi amigo y yo en la citada tienda me quede sorprendido, anonado, jodido porque el maestro Viejo Lobo me dijo que se había comprado unas chanclas incluso me señaló el modelo, ante mi estupefacción. No podía creerme lo que estaba viendo, el Viejo Lobo, persona distinguida, cultivada que sabe lo que se ha de poner, había comprado unas “chanclas”, definitivamente este país no tiene arreglo. Pero también podría ser que como el maestro Josep Pla sólo quería provocar, llamar la atención y los genios, como es en ambos casos, son así. Estoy seguro que esa es la explicación.


                                           

martes, 12 de agosto de 2014

THAILANDIA, CAPITAL VALENCIA.





Cuenta la leyenda que en una sesión de las cortes franquistas en los primeros años 50, asistía Agustín  de Foxa, que en esa época era jefe de gabinete de un militar, alto cargo de la administración, mientras este hablaba en el estrado, donde no paró de decir barbaridades, apelando a un sentimiento de venganza hacia todos aquellos que no pensarán como él fueran o no fueran del bando vencedor de la guerra. Tras el discurso se le acercó de Foxa  se cuadró ante el militar y le dijo “mi general estoy a sus órdenes, pero no a sus opiniones”.

 

Valencia capital se ha convertido de unos años para acá en lugar de visitas turísticas masivas que ya no se limitan a las Fallas, sino que se extienden durante todo el año. Pero al contrario que en otras grandes ciudades europeas donde se ha fomentado el turismo de calidad aquí sin embargo se ha hecho lo contrario, los visitantes extranjeros (igual que los autóctonos) no se si son la escoria de sus respectivos países, o que simplemente se comportan de esa manera porque las costumbres en materia de urbanidad e higiene en estas latitudes son más flexibles que en su país, personalmente me inclino más por esta segunda posibilidad.

 

Si te das una vuelta por Valencia puedes ver a un montón de guiris más o menos jóvenes con un atuendo más apropiado para ir, no a la playa, sino al cuarto de baño de su casa, chanclas, bañadores, camisetas agujeradas, en algunos casos montados en bicicleta y “circulando” por la acera o pasando de la señalización, se podrían confundir perfectamente con chusma aborigen. En fin parece que fue ayer cuando superpaco Camps decía que éramos la mejor región de España, pero la verdad es que siempre fuimos el estercolero del Mediterráneo, porque nuestro turismo se basa en el cartel que se puede ver en varios restaurantes del casco viejo de Valencia “Sangría y Paella 9 euros”. No me queda más remedio que aguantar todo este estado de cosas, pero eso no significa que me haya acostumbrado a ellas. Pero eso sí,  lo mejor es que gracias a la “brillante gestión del PP”, el año que viene nos convertiremos gracias a la mugre que encabeza las encuestas (PSOE + IU + COMPROMIS y ahora PODEMOS) en la Bulgaria de principios de este Siglo, con nuestras Asambleas populares, con mucho menor glamour que los tribunales de Salud Pública de la Revolución francesa, mientras la plebe jalea el cumplimiento de la “justicia revolucionaria”.

 

CODA: siempre hay que ser positivo, y más un alma cándida como la mía. Rumores maledicientes propagados por indeseables, decían que cierto supervisor, de cierto servicio, de cierto Hospital, de cierta ciudad (obsérvese la pobreza sintáctica del escribiente), estuvo durante gran parte de “su mandato” de baja, y que durante esos periodos se dedicaba a vender pisos pues tenía una inmobiliaria. Estoy seguro que es falso, pues me han contado del susodicho que es una persona encantadora y muy simpática, aunque en el trato personal da la impresión de ser todo lo contrario. En fin infundíos de mentes calenturientas.

 

 

lunes, 11 de agosto de 2014

VERANO FESTERO.




 

Leía el otro día un artículo del maestro Arcadi Espada, en el que contaba que el telediario del mediodía de TV3 había dedicado algo menos de minuto y medio a la información de Jordi Pujol en la que reconocía que había tenido durante más de 30 años varias cuentas corrientes en Suiza sin regularizar y que en comparación el mismo programa el estreno en Barcelona de la obra “Los Miserables” había ocupado algo más de 3 minutos. Lo que se preguntaba el maestro es que es lo que había pasado por la amígadala cerebral, vamos por las entendederas,  de los perpetradores de semejante planificación informativa.

Los veranos en Valencia son igual que todos los años, asquerosamente calurosos, con ese calor húmedo y a veces aposentado que te seca los sesos, y es que es en esta época del año cuando tienen lugar las fiestas patronales de las distintas subcovachuelas que forman la covachuela valenciana dentro del gran arrabal llamado España o puta España que diría nuestro admirado y llorado maestro Pepe Rubianes. Estas “celebraciones” tienen todas la misma ceremonia, un montón de energúmenos torturando a un pobre animal, en este caso una vaquilla, que en determinadas ocasiones (no muchas desafortunadamente) engancha a algún bestia de estos, que normalmente suelen ir borrachos, y lo magulla, siempre en menor medida que el citado indeseable se merecería. El caso es que como muestra del nivel “intelectual” de este nuestro poblado, hace unos días unos vecinos de Petrer querían linchar a una fotógrafa del periódico “Levante-EMV” porque había tenido la osadía de tomar imágenes del traslado en ambulancia de uno de los lugareños herido por asta de toro. Las imágenes que publicó el periódico (por el que no siento mucha simpatía) mostraban a una turba de lo más variada, desde niñatos a personas de mayor edad, de ambos sexos, enseñando la parte del cuerpo donde la espalda pierde su casto nombre (el puto culo), otros borrachos y toda esa turba haciendo el animal. Yo, como el maestro Arcadi, cuando veo esas imágenes me pregunto que habrá pasado por esos contenedores de serrín o paja vieja, que llevan sobre los hombros, sin duda alguna sólo empleada para peinarse o ponerse la boina, para comportarse como chusma. En fin preguntas que me hago y que no comprendo por la sencilla razón que no entiendo la “cultura valenciana” y encima no esta CANAL 9 para ilustrarme, je, je, je.


                     
 

lunes, 16 de junio de 2014

EL EVENTO.


Cuando le concedieron el Premio Príncipe de Asturias a Francisco Umbral, su amigo  Martín Prieto, escribió un artículo, creo  recordar en el periódico El Mundo, en el que decía, que con permiso del Príncipe Felipe, Umbral ya era su Príncipe mucho antes.

 

Yo, como el maestro Martín Prieto, también tengo un Príncipe, que es mi amigo. Y en el día de hoy feliz y dichoso (que no cautivo y desarmado), va a protagonizar un glorioso Evento tanto para él como para su princesa, por supuesto no se va a convertir en Rey, eso es para el otro. Uno que se considera amigo de sus amigos, se siente feliz cuando sus amigos son felices y no me cabe la menor duda que hoy el Príncipe lo será.

 

El Príncipe es más que un amigo para mí, entre otras cosas porque me entiende más a mí que yo mismo, nunca ha necesitado mis explicaciones, aunque yo siempre se las he dado porque es de las pocas personas que las merece. Y aunque hay algunos  que ponen en su debe que alguien como yo le influya, es todo lo contrario, ha sido él quien me ha influido a mí. Además, y eso se lo agradeceré eternamente, me ha enseñado que a las mujeres no hay que entenderlas sino amarlas (aunque tardaste muchos años en decírmelo, mamon).

 

Hace ya muchos años que gozo de la amistad del Príncipe, y espero continuar con ella muchos más. Sólo mandarle desde aquí un beso muy fuerte (sin mariconismos, claro) y desearle lo mejor de lo mejor, que es lo que se desea a los amigos como él. UN BESO CABRONAZO

 

domingo, 27 de abril de 2014

EN LA MESA DE AL LADO. LA PETICIÓN.




Decía el maestro Albert Boadella sobre su gran obra Teledeum, que quienes la criticaron con dureza por ser irreverente y burlarse de la Iglesia Católica, no la entendieron, porque según él en verdad lo que criticaba era precisamente que esta se hubiera modernizado en sus formas y maneras. En fin que no le comprendían.

  Igual me pasó aquel día cuando escuché en la mesa de al lado, como Salutio le  contaba a Silas, que había pedido en matrimonio a una de esas damas, haciendo, según él, que dicha dama se riera. Bueno tengo que decir que yo también me reí. Por un lado Salutio, parecía sincero en su petición, pero   también parecía que lo había hecho como si fuera un desafío, para demostrar que el también tenía lo que tenía que tener para pedir algo así.

   Decía Salutio , “en este teatrillo sincero de amor, hay que ir con el corazón y la verdad por delante, caiga quien caiga, claro que yo sabía que me iba a decir, que no, pero ella también sabía que contestarme que no, afortunadamente”, dijo en tono solemne ,cargante, con su verborrea de siempre, se notaba que ese día no había mujer alguna que  pudiese turbar o paralizar sus diatribas interminables. Pero sin embargo para mi desconcierto, añadió que su petición era sincera. Puede que, como en el caso, del maestro Boadella, fuéramos el resto los  que no nos creíamos la sinceridad de sus palabras.

viernes, 25 de abril de 2014

EMPRESARIOS DE ÉXITO.


Admirados y queridos por todos, como es normal, cercanos al poder político, en este caso pepero, por eso son igual de corruptos que este. Presidentes del Valencia, empresarios de éxito. A uno de ellos le dedicaron hasta un pasodoble. Los medios de comunicación les perseguían, ejemplos a seguir, subidos en la burbuja, admirados y queridos por la chusma (es decir la mayoría). Pero como a muchos, la crisis, afortunadamente, los colocó en su sitio, es decir arruinados y con todas sus mezquindades al aire. Bendita crisis, que ha purificado algunos aspectos de la economía y la vida. Ahora son el hazmerreir de todos aquellos que les aplaudían. Uno intenta secuestrar al otro para recuperar el dinero pirateado al susodicho. El universo futbolístico, reflejo de la sociedad, es decir un arrabal llamado España y dentro de ella una  de sus diecisiete covachuelas llamada Comunidad Valenciana.