martes, 16 de diciembre de 2008

BUENOS DÍAS Y BUENAS TARDES.

Yo antes me consideraba una persona educada porque cuando bajo o subo las escaleras o en el ascensor tengo la costumbre de decir "Buenos días o buenas tardes,o buenas noches",también les cedo el asiento a las personas mayores o a las mujeres en estado de buena esperanza en el autobús,pero bueno como decía lo de considerarme alguien con buenos modales era antes,porque ahora me doy cuenta que soy más adecuado de lo que yo pensaba,porque hay que ver la cantidad de basura maleducada que te encuentras por ahí,que no sabe contestar ni siquiera a un "buenas" corriente y moliente.
De unos años para acá la buena educación se considera algo propio de épocas pasadas (en eso estoy de acuerdo), ahora se lleva el falso colegueo,el tuteo sin venir a cuento y otras formas de trato diario se imponen como una falsa capa de nuevos modales,pero detrás no esta más que la pérdida de lo que también se llama buena crianza,ahora no.En mi trabajo lo veo a diario y no se porque,yo ya se que la gente es bastante imbécil viendo lo que vota,pero aún lo es más por sus maneras.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor francotirador, no se da cuenta, a su nueva tropa le da exactamente igual la buena educación y las buenas maneras ellos se han quedado con la crispación de Acebes, Zaplana, "Bigote", Martínez-Pujalte, Aguirre y demás caterva, se les llena la bocade "España", pero es que a "España" ellos llaman a su cartera.

Rutasblog dijo...

Aunque pone anónimo, soy yo.¿Quién si no?

El francotirador dijo...

Yo pensaba que la crispación era hacer apología de la violación como Almudena Grandes o pedir la muerte del rey como Joan Tarda de ERC,o como el alcalde socialista de Getafe que llama tontos de los cojones a los que votan PP o como Cristina Almeida que le gustaría quemar los libres de Cesar Vidal.Creo que la crispación es compartarse como ellos,los mismos que asaltaban las sedes del PP durante las horas previas a las ilegítimas elecciones generales de 2004.Repase todo eso confio plenamente en su conocimiento.